Mostrar Feed RSS

Bloodybot

Cambie mi localidad gracias a un OST.

Calificar esta Entrada
 
Un jueves me compre el soundtrack de final fantasy VIII, este juego fue muchas cosas para mi, alimentó mi imaginación, me brindo horas de horas de entretenimiento continuo, me conto su historia, y yo la escuche. Un viernes puse algunos tracks en mi reproductor portátil, y me fui a estudiar. Saliendo de casa prendí (no muchachos, no prendí un cigarrillo), prendí mi reproductor, seleccione al maestro Nobuo Uematsu y comencé mi corto camino y al llegar a la esquina y ver el parque, me decidí atravesarlo, pisar el pasto y la tierra, respirar con los arboles, ver los jardines, quizá el trayecto fue corto, y duro unos 40 segundos, pero fueron 40 segundos que le dieron a ese viernes un significado especial, camine como lo hacía quall en los campos de Balamb, el parque que está a 50 metros de mi puerta hoy se dibujaba una vez más, se convertía en el campo de batalla de los Seeds , se transformaba en el camino a Galbadia, en la empresa para derrotar a la Malvada Bruja, y esto sabiendo que mi princesa Rinoa está en su país, al norte del mío…, durante esos cuarenta segundos estuve a la expectativa de hallar una fuente de magia oculta, un poco de Ultimas o Artemas no vienen nunca mal, estuve también a la expectativa de un encuentro extraño aun sabiendo que la habilidad de Diablo- sin encuentros estaría forzosamente prendida, Durante esos cuarenta minutos recordé aquellos días, cuando la existencia de uno consiste en ser un buen niño y hacer caso a los padres, de rezarle a papa diosito, de estudiar mucho en la escuela, de hacer las tareas y luego poder jugar (y nunca en el orden contrario), de tomar toda la sopa y no quitarse las medias en la noche...

Recordé también a los amigos de entonces, en los amigos que se perdieron, a los amigos que deje ir, que por la edad o la inexperiencia uno deja olvida y con el cambio de una escuela a otra, o quizá simplemente de una sección, se pierden. Recordé los vínculos de camaradería que se formaban a esa edad y como de fuertes y frágiles eran a la vez, andabas con Brunito todo el año, era tu amigo con el que paraban de arriba a abajo, pero después de las vacaciones tanto Brunito como tú ya tenían novia, uno quería hablar de futbol y el otro de videojuegos (ya se imaginaran quien es quien), y entonces comenzabas a parar con otro amigo, hasta que las vacaciones llegasen.[
Luego de otros recuerdos y otras conclusiones que saque a partir de ellos, llegue a una conclusión:

De ahora en mas, navegaría por la vida recordando mis videojuegos a través de sus canciones, me sentiré Squall, Yitan o Cloud atravesando Shinra, Alexandria o Ishtar. Y serán un recuerdo constante de una época que pensé había sido borrada de mi disco duro, pero ahora encontré gracias a los acordes de estas melodías.

Ahora comprare el OST de final fantasy 9, y viajare a Limdblum en mis sueños, donde la Princesa Garnet me espera..... pero esperen, me olvide de un factor.... TENGO COLA!

Actualizado 05-11-2011 a las 06:14 AM por Bloodybot

Etiquetas: Ninguna Agregar / Editar Etiquetas
Categorías
Sin Categoría

Comments